¿Qué sígnifica ser discípulo de Jesús hoy?

May 16, 2019

En la primera lectura de este domingo encontramos al apóstol Pablo junto a Bernabé, recorriendo diferentes comunidades anunciando el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. A partir de su conversión, Pablo no permanece pasivo, sino que, viaja de un lugar a otro para compartir con cuantos puede la vida y ensenanzas de Nuestro Señor Jesucristo.

 

¿Cuál era la fuerza que impulsaba al apóstol San Pablo en su labor misionera y evangelizadora? La respuesta a esta pregunta, nos la ofrece el Papa Francisco: “La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más. Pero ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos. Nos hace falta clamar cada día, pedir su gracia para que nos abra el corazón frío y sacuda nuestra vida tibia y superficial. La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez. Para eso urge recobrar un espíritu contemplativo, que nos permita redescubrir cada día que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No hay nada mejor para transmitir a los demás” (Exhortación Apostólica: “La Alegría del Evangelio, n. 264).

 

San Pablo “animaba a los discípulos y los exhortaban a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios”. Pero no les decía que este fuera un camino fácil de recorrer; sino que mas bien, deberían de prepararse para enfrentar las dificultades que les vendrían a consecuencia de su fe en Jesús. Hacen mucha falta en la Iglesia Católica de Estados Unidos, cristianos como Pablo y Bernabé, hombres y mujeres que sean capaces de anunciar el Evangelio en una sociedad en donde se asesinan los seres humanos en el vientre de sus madres; se promueve de diferentes formas el racismo, el odio, y la persecusión hacia los inmigrantes. La pornografía y la droga destruyen la vida de miles de seres humanos. El trabajo evangelizador de Pablo y Bernabé, y los demás apóstoles, no fue en vano, pues, por ellos ha llegado hasta nosotros la fe cristiana: “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado; y por este amor reconocerán todos que ustedes son mis discípulos”.

 

¿Cómo le gustaría a usted involucrarse en la misión evangelizadora de la parroquia de San Andrés?

 Fr. Marco Lopez

.