NECESITAMOS ORAR MAS

Apr 3, 2019

Leyendo una biografía del padre Pedro Arrupe, quien fuera Superior de la Compañía de Jesús, encontré que en cierta ocasión en una reunión con un grupo de Jesuitas, les dijo: “Nosotros tenemos demasiadas reuniones, lo que deberíamos hacer es orar mas”. Hablando de la oración, San Maximiliano María Kolbe, un sacerdote polaco que murió en un campo de concentración durante la Segunda guerra mundial, afirmaba que: “La oración es la palanca que mueve al mundo”. Sin embargo, hacer oración es algo que nos cuesta mucho a todos.

Hace un tiempo leí la siguiente historia: “Cuando los comunistas se apoderaron de China, pusieron bajo prisión a un sacerdote en su propia casa cural ubicada muy cerca de la iglesia parroquial. Mientras estuvo encerrado, el sacerdote pudo observar desde la ventana de su celda cómo los soldados comunistas entraron al templo parroquial y destruyeron el Sagrario, donde se guardaba el Santísimo Sacramento, luego, arrojaron por el suelo las hostias consagradas que estaban en el copón. El sacerdote sabía que había exactamente 32 hostias. Cuando los soldados se fueron, no se dieron cuenta de que en la parte de atrás del templo se había quedado escondida una niña, de apenas once años de edad, orando en silencio. Después de aquello, esa misma noche, la niña volvió de nuevo al templo con muchísimo cuidado, y se acercó al lugar donde estaba tirado el Santísimo Sacramento para hacer una Hora Santa como acto de reparación por el sacrilegio cometido por aquellos soldados. Al final de su oración, la pequeña se dobló completamente hasta tocar el suelo, con el fin de recibir al Señor en su lengua. La niña volvió noche tras noche para hacer su hora santa y recibir al Señor, y así lo hizo durante 32 noches hasta consumir la última hostia pero, en aquella última noche, el soldado que cuidaba la entrada del templo la descubrió, y sin decirle ninguna palabra, le disparó, y la niña cayó muerta en el mismo instante. El sacerdote desde la ventana de la casa cural, observó como testigo silencioso el martirio heróico de aquella pobre criatura”.

El Obispo Fulton Sheen, contaba que cuando él leyó esta historia, decidió hacer cada día de su vida una hora de oración ante el Santísimo Sacramento.

La oración es tan importante en la vida cristiana que San Teresa de Avila, decía que: “quien no hace oración, no necesita de demonios que lo empujen al infierno, camina solo”. Para favorecer la vida de oración en nuestra parroquia, exponemos cada viernes el Santísimo Sacramento; pero además, durante los viernes de Cuaresma tenemos exposición nocturna hasta la media noche, y queremos continuar con esta práctica de manera permanente para que todos tengamos cada semana la oportunidad de pasar un rato a solas con el Señor, para darle gracias y orar por todas nuestras necesidades.

¿Se anima usted a continuar participando en la adoración nocturna los días viernes?

P. Marco Lopez